1/3
  • Ameis Lectores A.C.

¿Tú qué tienes?, ¿una empresa o un negocio?, aquí te lo decimos.



Muchas veces se confunden, se usan como sinónimos, pero, aunque no lo creas no son lo mismo.


Empresa y negocio, negocio o empresa, cuando inicias en el ámbito empresarial los usas indiscriminadamente, incluso personas con muchos años en el mercado lo hacen igualmente, “esto hace mi empresa”, “acabo de abrir un negocio”, “voy a trabajar mi empresa”, “te ofrezco los servicios de mi negocio”, en fin, cuando se refieren al uno o al otro, lo tienden a hacer en las mismas circunstancias.


¿Pero qué distingue realmente a una empresa de un negocio? Vamos por partes, primero la empresa, viene de la palabra italiana “impresa”, que tiene que ver con la acción de imprimir algo para que se haga realidad.


Una empresa es una entidad u organización creada por una o varias personas para obtener un beneficio, dígase dinero, por medio de la producción y comercialización de productos y servicios para las personas. Todo el concepto abarca lo relativo al aspecto legal y las características de la organización.


Ejemplos de empresa son Facebook, Google, Walmart, el taller mecánico al que acudes normalmente, una agencia de viajes determinada, en fin, nos referimos a todas aquellas organizaciones bien y formalmente establecidas.


Por su lado la palabra negocio viene de la palabra en latín “negotium”, que significa descanso y nec, que significa negación, es decir, un negocio es la negación del ocio, mantenerse ocupado.


Es un sistema diseñado para conseguir beneficios a través de la realización de una actividad, ya sea la venta de productos o la prestación de un servicio a otros individuos, es la forma en que una persona u organización obtienen dinero.


¡Momento!, ¿acaso no siguen sonando igual?, vamos con unos ejemplos de negocios: una persona adquiere un local y herramientas y se dedica a reparar y dar mantenimiento a los coches (siempre y cuando no sean Beetles, todo estará bien). Su negocio es precisamente ese, arreglar vehículos.


Alguien que pone un sitio web para vender ropa, su negocio es distribuir ese producto, una persona que abre un portal informativo vende espacios publicitarios a anunciantes, es decir, cada negocio tiene diferentes modelos y formas de ganar dinero.


Tal vez parezca complicado apreciar las diferencias entre los dos conceptos, uno a final de cuentas no existe sin el otro. Si abres una empresa formal, es para hacer negocios, el negocio es el sistema creado para ganar dinero y la empresa es la institución creada para darle una forma real y legal a ese negocio.


Como ves, un negocio necesita una organización que lo incluya y lo explote, mientras la empresa requiere tener un negocio para obtener beneficios.


¿Por qué es importante hacer esta distinción? Si consideramos la producción, en un negocio todo lo que se produzca depende de ti, y no puede crecer por sí solo más allá de cierto punto. Pero, con una empresa tienes a tu disposición una entidad que puede funcionar sin que tú te encargues directamente de la producción, porque delegas tareas mientras diriges la operación y planificas. Por eso es importante crear un plan de negocio que te permita convertir tu negocio a una empresa exitosa.


Si tus operaciones crecen siguiendo los pasos de tu plan de acción habrás concretado esa transformación, el sistema o método con el que ganabas dinero obtiene estabilidad, organización y formalidad, con un equipo respaldando tus objetivos y metas, y no quedando todo sólo en tus manos.


Así, en caso de que tengas varios negocios entre manos, lo mejor es constituir varias empresas para darle mayor calado y amplitud a tus negocios.



Fuentes:

https://bit.ly/2FfQnHP

https://bit.ly/2e3vgfS

19 vistas0 comentarios