top of page
  • Ameis Lectores A.C.

Unión Europea realiza pacto histórico multimillonario para recuperación económica

Los líderes de la Unión Europea han logrado un plan de estímulo de 750 mil millones de euros después de cuatro días de diálogo, esto para ayudar a la recuperación de toda Europa tras la crisis del coronavirus.



Conseguir que los 27 estados de la UE participen en un paquete controvertido durante cuatro días de dura negociación fue sin duda un gran éxito. Será imposible ignorar el hecho de que el sindicato ha acordado un compromiso hoy que podría crear dolores de cabeza masivos más tarde.


En los últimos años, Europa se ha visto obligada a reconocer que el sindicato se enfrenta a una crisis existencial, ya que algunos estados miembros retroceden en las normas democráticas. Los dos delincuentes más flagrantes a los ojos de la UE son Hungría y Polonia, que en los últimos años han restringido las libertades de prensa, han tomado medidas enérgicas contra los críticos y han erosionado la independencia judicial.


El fondo de emergencia, propuesto por primera vez por el presidente francés Emmanuel Macron y la canciller alemana Angela Merkel en mayo, siempre había sido controvertido, ya que el dinero se recaudaría contra la deuda mutualizada de la UE y luego se distribuiría como una mezcla de préstamos y donaciones.


A pesar de la controversia, fue claro para la mayoría de los estados miembros que algún tipo de respuesta Covid a nivel de la UE era inevitable. Esto creó la oportunidad de utilizar estos fondos como un incentivo para sacar a países como Polonia y Hungría del borde.


La UE ha luchado históricamente cuando se trata de atraer a los miembros delincuentes. El muy discutido Artículo 7 del Tratado de Lisboa de la UE, que proporciona un mecanismo para sancionar a los estados miembros al revocar sus derechos de voto, siempre ha tenido fallas. El proceso es engorroso y, en última instancia, requiere una acción unánime de todos los demás Estados miembros para castigar a un infractor, lo que nunca fue probable. Ha habido discusiones activas en Bruselas desde 2018 para crear algún tipo de mecanismo externo fuera del tratado, para hacer que el proceso sea más efectivo.


El acuerdo del martes se refiere a dicho mecanismo. Pero los críticos creen que no llega lo suficientemente lejos: una versión anterior del acuerdo publicado el lunes por la noche contenía un lenguaje más fuerte que el documento final. En lugar de una forma directa y fácil de retener fondos de los países que ofenden a los Estados miembros, los funcionarios en Bruselas se quedan con un dulce, disputable y abierto a la interpretación. La única línea clara sobre el estado de derecho en el documento final dice: «El Consejo Europeo subraya la importancia de la protección de los intereses financieros de la Unión. El Consejo Europeo subraya la importancia del respeto del estado de derecho».


Algunos sintieron que el texto final había sido severamente diluido. «El texto original era mucho más prometedor. Aun así parece que el gobierno húngaro estaba en una muy buena posición negociadora», dice Petra Bard, profesora visitante de la Universidad de Europa Central. «No les hubiera importado retrasar todo el acuerdo por un par de meses más.

Eso significaba que otros estados miembros tenían pocas opciones más que acordar esta redacción más vaga que se puede interpretar de muchas maneras diferentes».

Este resultado probablemente siempre fue inevitable. Esta cumbre de la UE ha sido descrita como la más amargamente dividida en la memoria reciente.


Las autoridades francesas dijeron que Macron "golpeó su puño sobre la mesa" con ira (aunque el Elíseo luego intentó decir que era "metafórico"); El primer ministro húngaro, Viktor Orban, afirmó que su homólogo holandés, Mark Rutte, lo odiaba «porque Hungría, en su opinión no respeta el imperio de la ley, debe ser castigado financieramente».


Sin embargo, muchos líderes en Bruselas brindaron por la unidad europea el martes por la mañana, es simplemente un hecho que los líderes con estos instintos se están volviendo más firmes a nivel de la UE. Y como lo demostró Hungría, se están volviendo buenos jugando a la política en Bruselas.


«Su objetivo ahora es ejercer influencia dentro de la UE mientras recogen dinero de la UE para administrar sus regímenes con él», dice Kelemen. La amarga realidad para quienes más valoran a la UE es que aquellos que buscan torcer sus valores ya no buscan huir de ella, sino dirigir el espectáculo.


45 visualizaciones0 comentarios

コメント


bottom of page