• Ameis Lectores A.C.

Reconocida tienda de ropa se prepara para ir a la quiebra



La tienda de ropa Forever 21 se prepara para una posible declaración de quiebra en vista de que el efectivo del minorista de moda sigue a la baja y sus opciones de cambio se desvanecen. La compañía ha mantenido conversaciones para obtener financiación adicional y ha trabajado con un equipo de asesores para ayudar a reestructurar su deuda, pero las negociaciones con posibles prestamistas se encuentran en este momento estancadas.

La única alternativa en este punto sería declararse legalmente en quiebra, aunque todavía no se descarta un acuerdo de última hora, indica una publicación del diario español El País, citando a Bloomberg.

Una declaración de quiebra ayudaría a la empresa a eliminar las tiendas que no le son rentables y recapitalizar la compañía. Sin embargo, esto sería problemático para los propietarios de los principales centros comerciales de Estados Unidos, como Simon Property Group, ya que Forever 21 es uno de los mayores arrendatarios, y esto ocurre en un momento en el que varias tiendas del sector minorista están entrando también a la quiebra. Si la cadena cerrara un número significativo de tiendas, los centros comerciales tendrían problemas para llenar esos espacios vacíos.


Fundada en 1984, Forever 21 opera más de 800 tiendas en Estados Unidos, Europa, Asia y América Latina. En 2017 su facturación rondó los 3 mil 400 millones de dólares y cuenta con más de 30 mil trabajadores, según los últimos datos recabados por Forbes.


El cofundador Do Won Chang se ha centrado en mantener una participación de control en la cadena, lo que ha limitado sus opciones de recaudación de fondos.


Won Chang es originario de Seúl, la capital de Corea del Sur, ahí tras terminar la secundaria abrió un café donde vendía jugos naturales en el barrio de Myungdong, refiere un artículo de Milenio.



En 1981 por cambios políticos y represiones en contra de la democracia, Chang emigra a los Ángeles junto con su esposa. Consiguió tres empleos, en una cafetería, una gasolinera y como conserje por las noches, laborando 19 horas diarias.


Su inspiración de entrar en la industria textil le vino al ver en la gasolinera que los empresarios de ese sector tenían los mejores autos.


En 1984 invirtió junto con su mujer los 11 mil dólares que ahorraron durante tres años para hacer acuerdos con fábricas de ropa coreana locales y rentar un pequeño local para abrir una tienda a la que llamaron Fashion 21, en Highland, entre los Ángeles y Pasadena.


Era un pequeño local adecuado a su presupuesto, el cual llenaron con blusas de tubo y minifaldas, lo que resultó en la combinación perfecta para la clientela de esa época. En el primer año alcanzaron ventas por 700 mil dólares.


Al siguiente año renombraron la marca a Forever 21, la cual hoy está entre las 96 empresas más grandes del mundo. La fortuna de Chang y su esposa se estima en tres mil millones de dólares.


Él habría dejado la dirección de la firma para encargarse de la mercadotecnia; sus hijas Linda y Esther entraron también al negocio familiar para ayudar y dedicarse a la comercialización y diseño de la marca.


Sin embargo, hoy parece que el sueño americano de Won Chang podría estarse aproximando a su fin.



Fuentes:

https://bit.ly/2MKEekx

https://bit.ly/2ZruPW0


971 visualizaciones0 comentarios