top of page
  • Ameis Lectores A.C.

Por esta razón compañía de bocinas demanda a gigante del internet



La compañía Sonos, fabricante principalmente de altavoces para el hogar, demandó al gigante del internet Google, acusándolo de robar la propiedad intelectual de sus equipos, informó The New York Times.


Fue en 2013 cuando Google acordó diseñar su servicio de música para que funcionara fácilmente con los altavoces domésticos de Sonos. Para este proyecto, Sonos entregó los planos efectivos de sus equipos.


En ese entonces Google no fabricaba bocinas, pero dos años después lanzó un pequeño dispositivo que podía convertir una vieja bocina en una inalámbrica, muy similar al producto original de Sonos. Dos años después de eso sacó al mercado su propia bocina, el Google Home. El dispositivo, publicitado alrededor del asistente de voz de Google, rápidamente comenzó a vender más que los productos de Sonos.


Esta semana Sonos presentó la demanda en dos cortes federales, buscando una retribución financiera y una prohibición a las ventas de las bocinas de Google, teléfonos inteligentes y laptops en los Estados Unidos. Sonos acusó a Google de infringir cinco de sus patentes, incluyendo tecnología que les permite conectar las bocinas inalámbricamente y sincronizarse una con otra.


La queja va más allá de las patentes. Su acción legal es la culminación de años de crecimientos dependientes de Google y Amazon, quienes usaron sus ventajas para exprimir a la compañía más pequeña.


Sonos publicita sus bocinas en Google y las vende en Amazon. Construyó sus servicios de música y asistentes virtuales que hablan directamente en sus productos. Los trabajadores de Sonos se envían correspondencia por Gmail, y dirigen el negocio fuera del servicio de computación en la nube de Amazon.


Pero entonces Google y Amazon lanzaron sus propias bocinas, rebajando los precios de Sonos y robando su tecnología, acusaron ejecutivos de la compañía. Ahora Google y Amazon venden cada uno una cantidad igual de bocinas en pocos meses de las que vende Sonos en un año.


«Google ha copiado descaradamente y con conocimiento nuestra tecnología», dijo Patrick Spence, director de Sonos. «A pesar de nuestros repetidos y extensivos esfuerzos en los últimos años, Google no ha mostrado ningún deseo de trabajar con nosotros en una solución mutua benéfica. No nos quedó más opción que litigar».


Los ejecutivos de Sonos señalaron que decidieron solo demandar a Google porque no podían arriesgarse a pelear con dos gigantes de la tecnología a la vez en la corte.



Jose Casteneda, vocero de Google, dijo que ambas compañías han discutido sobre la propiedad intelectual por años, «y estamos decepcionados que Sonos trajera estas demandas en lugar de continuar negociaciones de buena fe».


Una vocera de Amazon, Natalie Hereth, dijo que la compañía no infringió la tecnología de Sonos. «La familia de dispositivos Echo y nuestra tecnología de música multihabitación fue desarrollada independientemente por Amazon», afirmó.


Sonos demandó a Google en la Corte de Distrito Federal de Los Ángeles y ante la Comisión Internacional de Comercio de Estados Unidos, un cuerpo casi judicial que decide casos de intercambio y puede bloquear importaciones de bienes que violan patentes. La demanda es por solo cinco patentes, pero Sonos asegura que Google y Amazon cada uno ha violado unas 100.


Luego de comprar los dispositivos de Google y usar una técnica llamada «oler paquetes», la cual monitoreó cómo las bocinas se comunicaban. Sonos descubrió que los dispositivos de Google usaban su mismo enfoque para resolver una variedad de retos tecnológicos. Esto mismo encontraron en las bocinas Echo de Amazon.


En agosto de 2016 Sonos avisó a Google que estaba infringiendo, pero obtuvo poca respuesta de ellos. Mientras más productos lanzaba Google, violaba más patentes. En el transcurso de tres años Sonos advirtió a Google cuatro veces, dándoles una lista de 100 patentes que ellos creían estaban violando. Google respondió que también Sonos estaba violando sus patentes, pero nunca proveyó mayor detalle sobre eso.


Cuando Sonos envió una propuesta para Google de pagar costos de licencias, Google devolvió su propio modelo que resultaba en pagar casi nada.


La preocupación de los ejecutivos de Sonos es que Google y Amazon están llenando el mercado con bocinas baratas que ellos subsidian porque no son solo meros conductores de música, como los dispositivos de Sonos, sino otra forma de vender productos, mostrar publicidad y recolectar datos.


Las bocinas de nivel básico de Sonos cuestan cerca de 200 dólares, mientras las bocinas más baratas de Amazon y Google cuestan 50 dólares, y ellos continuamente las ofrecen en precios más bajos.


En el tercer trimestre de 2019 Amazon envió 10.5 millones de bocinas y Google 6 millones. En los últimos 12 meses terminando en septiembre del año pasado, Sonos dijo haber vendido 6.1 millones.



Fuente:


1071 visualizaciones0 comentarios

Opmerkingen


bottom of page