1/3
  • Ameis Lectores A.C.

Optará conocida firma del fast fashion por el negocio B2B




La empresa de moda H&M, quien está sumergida en un proceso de reestructuración en

busca de recuperar el impulso que alguna vez tuvo dentro del mercado del fast fashion,

ahora va por un nuevo cambio en su estrategia. La firma sueca comenzará a implementar un

proyecto B2B (business to business, servicio de empresa a empresa) que, tendrá como

objetivo, eficientar su modelo de producción, incluir y abrirse como plataforma a otras

marcas, así como el volverse una firma más ecológica.


Según dio a conocer el portal Merca 2.0, citando información del Financial Times, la

iniciativa se llama Treadler (Caminante) y abarca desde la sostenibilidad, hasta todos los

eslabones de su cadena de suministro, permitiendo que compañías externas puedan

participar desde el desarrollo de productos y abastecimiento, producción y logística.


La idea es permitir «a los clientes beneficiarse de la experiencia del Grupo H&M, las

asociaciones de proveedores a largo plazo y el trabajo de sostenibilidad estratégica,

ayudándoles así a superar las barreras comerciales iniciales y acelerar el cambio

sostenible», según expuso la compañía.


El programa dará inicio como un plan piloto para marcas medianas y grandes y se

extenderá en el mediano plazo.


De consolidarse, este modelo podría no sólo abrir una baraja interesante de opciones hacia

los consumidores de productos, no sólo bajo el nombre de la marca H&M, sino a una gran diversidad de marcas que no cuentan con la capacidad de distribución o de canales de venta como la firma trasnacional.


Además, podría ser una palanca significativa para consolidar su línea de recuperación

mostrada durante 2019, año en el que reportó ventas por 21 mil 902 millones de euros, lo

que significó un crecimiento del 11 por ciento respecto al año previo, además de que logró

un beneficio neto de mil 265 millones, en este caso un crecimiento del 6.2 por ciento.



Especialistas han advertido que el crecimiento aparentemente imparable del fast fashion

está descendiendo, por lo que son necesarios cambios de estrategia para que las marcas se

mantengan relevantes y puedan hacer sus negocios.


Con la iniciativa de la firma sueca, el consumidor tendrá acceso a indumentarias que, en

teoría, cumplan la promesa de ser prendas sustentables, además de brindar una mayor

diversidad de marcas que pueden atender de mejor manera sus necesidades.


Esta última parte se puede inferir a partir del principio de la marca sostiene que Treadler

trabajará en una primera etapa a pequeña escala con el objetivo de «dar un servicio

adaptado a las necesidades de cada cliente».


El modelo podría causar un alto impacto en la industria del fast fashion, la cual se

caracteriza por producir ropa que sigue las tendencias más recientes de la moda, pero que


fueron diseñadas y fabricadas de forma acelerada y a bajo costo, aunque, en contraparte la

persona pierde parte de su personalidad y autenticidad al comprar productos masivos que,

además duran poco tiempo y representan un impacto negativo al medio ambiente.


Fuente:

https://bit.ly/2IosmR7


81 vistas0 comentarios