top of page
  • Ameis Lectores A.C.

OpenAI contempla fabricar sus propios chips de Inteligencia Artificial, segun informe

En un mundo cada vez más impulsado por la inteligencia artificial (IA), la infraestructura tecnológica necesaria para sostener y avanzar en esta revolución se ha convertido en un activo primordial. Las empresas que lideran la marcha hacia la IA avanzada están encontrando que la escasez global de semiconductores es un obstáculo difícil de sortear. Un caso emblemático es el de OpenAI, que ahora explora la posibilidad de construir sus propios chips de IA para sostener la expansión y la eficiencia operativa de su modelo lingüístico ChatGPT.



Según un reciente informe, OpenAI está considerando la idea de distanciarse de su colaboración con Microsoft, y está barajando la posibilidad de adentrarse en el ámbito del hardware. La razón detrás de este paso estratégico es simple, pero con implicaciones profundas: la escasez de semiconductores. Esta carestía ha llevado a un punto en el que depender de proveedores externos de chips, como Nvidia, es tanto un riesgo como un costo exorbitante.


Los chips de IA, especialmente los de alto rendimiento como el H100 de Nvidia, son el corazón que bombea la inteligencia a los modelos de lenguaje avanzados como ChatGPT. Sin embargo, adquirir estos chips se ha convertido en una carrera competitiva, dando lugar a una escasez que afecta a todo el sector tecnológico. Gigantes como Meta y Microsoft ya están en el proceso de desarrollar sus propios chips para reducir la dependencia de los fabricantes tradicionales y asegurar una ruta de evolución tecnológica sostenible.


En el caso de OpenAI, la magnitud del costo operativo asociado con ChatGPT es asombrosa. Se estima que ejecutar este modelo puede costar hasta $700,000 por día. Por lo tanto, la estrategia de considerar la fabricación de chips propios o incluso la adquisición de un fabricante de chips no es sorprendente, sino una respuesta lógica y estratégica a un mercado cada vez más restringido. La autonomía en la producción de hardware podría ser un cambio de juego en la gestión de costos y la escalabilidad de los modelos de IA que OpenAI busca perfeccionar.


La narrativa de la colaboración entre Microsoft y OpenAI también es un telón de fondo crucial en esta discusión. Microsoft ha sido un socio estratégico clave para OpenAI, proporcionando la infraestructura necesaria para entrenar sus modelos de IA. Esta colaboración ha beneficiado mutuamente a ambas empresas. Sin embargo, las recientes tendencias indican una reducción de la dependencia entre estas dos potencias tecnológicas. Microsoft, al parecer, está buscando desarrollar sus propios modelos de lenguaje grandes, una señal que evidencia una divergencia en los caminos de ambas compañías hacia la autarquía en IA.


El desarrollo y la fabricación de chips de IA no es una empresa trivial. Requiere una inversión significativa en términos de tiempo, recursos financieros y expertise técnico. Como señaló Alex White, CEO de la startup SambaNova Systems, el diseño y fabricación de chips es un proceso largo y meticuloso. Esta naturaleza intrínsecamente desafiante del desarrollo de hardware plantea preguntas sobre la rapidez con la que OpenAI podría alcanzar la autonomía en la producción de chips, y cómo este paso podría alterar la dinámica de la industria de IA en el largo plazo.


En resumen, el potencial movimiento de OpenAI hacia la construcción de su propio hardware de IA refleja una tendencia más amplia en el sector tecnológico. En una era de escasez de semiconductores, la autarquía en hardware se está convirtiendo en una necesidad más que en un lujo. La trayectoria futura de OpenAI en este ámbito será un caso de estudio fascinante sobre cómo las compañías de IA pueden navegar los desafíos del ecosistema tecnológico actual para mantener su vanguardia y seguir impulsando la innovación en un mundo cada vez más dependiente de la inteligencia artificial.

268 visualizaciones0 comentarios

Comments


bottom of page