• Ameis Lectores A.C.

Nace el cuarto gigante de autos con la fusión de estas dos compañías.



Fiat Chrysler (FCA) y la francesa PSA, propietaria de Peugot, finalmente concretaron un pacto de fusión para crear al cuarto fabricante de autos más grande del mundo por producción, con ingresos combinados por cerca de los 189 mil millones de dólares, informó The Financial Times.


Las dos compañías dijeron que habían firmado un «acuerdo de combinación» vinculante que resultaría en el «líder de la industria» con la más grande escala y habilidad de invertir en nuevas tecnologías. Los inversionistas de cada grupo tendrán el 50 por ciento en la nueva entidad.


El acuerdo reformará el sector automotriz a medida que se somete a un periodo de transformación, con un gasto significativo para desarrollar vehículos eléctricos y sistemas de conducción automática.


Con la fusión se formará un grupo con una ganancia operativa recurrente de más de 12.23 mil millones de dólares, una fuerza laboral de 400 mil personas y ventas totales de 8.7 millones de vehículos, colocando a este nuevo fabricante delante de General Motors y Hyundai-Kia. En Europa, las ventas de la compañía incluso rebasarán las de Volkswagen, quien ha sido dominante históricamente en la industria de la región.


Ninguna planta cerrará como resultado de la fusión, con lo cual las compañías esperan alcanzar un ahorro en costos anuales de cerca de 4.11 mil millones de dólares. Basados en sus respectivas capitalizaciones de mercado antes del miércoles de esta semana, la nueva entidad estará valorada en cerca de 45.69 mil millones de dólares.


Carlos Tavares de PSA será el jefe ejecutivo, con un mandato inicial de cinco años, con John Elkann, hijo de la familia italiana Agnelli que controla FCA, como presidente.


«Nuestra fusión es una gran oportunidad para tomar una posición más fuerte en la industria automotriz mientras buscamos dominar la transición a un mundo limpio, seguro y de movilidad sostenible y proveer a nuestros consumidores productos de clase mundial, tecnología y servicios», dijo Tavares.


PSA y FCA dijeron que esperan la transición esté completa en los siguientes 12 a 15 meses, sujeto a la aprobación de los accionistas y organismos reguladores. El anuncio llega después que las compañías confirmaron a finales de octubre que estaban en pláticas para una fusión.



Las acciones de PSA subieron 1.5 por ciento mientras que las de FCA siguieron igual.


Con un portafolio de marcas cubriendo el lujo, el sector premium y los segmentos principales de carros de pasajeros, sus marcas incluirán Citroën, Opel y Vauxhall de PSA, y FCA contribuirá con Jeep, Dodge y Alfa Romeo.


El mayor mercado será Europa, representando el 46 por ciento de los ingresos, y Norteamérica, generando el 43 por ciento de ventas. El poder adquisitivo reforzado representará aproximadamente dos quintos del ahorro de los costos, con un monto similar de eficiencias mejoradas por inversiones en tecnología, productos y plataformas. Los ahorros resultarán en un costo único de 3.11 mil millones de dólares.


La megafusión llega después del fracaso de pláticas para unirse FCA y su rival francés Renault a principios de este año.


Para PSA, esto significa su segundo acuerdo de alto perfil en dos años. El fabricante de autos francés compró Opel-Vauxhall de General Motors de Estados Unidos en 2017 y ha presidido un cambio radical en la compañía.


Para balancear el valor de las dos compañías, FCA pagará un dividendo especial de 6.11 mil millones de dólares a sus accionistas, mientras PSA distribuirá el 46 por ciento de la participación que posee en el proveedor de componentes Faurecia a sus inversores. FCA mientras tanto está trabajando en una separación de su unidad fabricante de robots Comau. Cada compañía además tiene la intención de pagar 1.22 mil millones de dólares en dividendos.


Al finalizar, los accionistas de PSA recibirán mil 742 acciones en la nueva entidad, mientras los inversionistas de FCA tendrán una acción cada uno.


Habrá un espacio de siete años, en los cuales los más grandes inversionistas del grupo, la familia Peugeot, Exor, BPI y Dongfeng, quienes han acordado reducir su participación un 4.5 por ciento, deberán mantener sus acciones.




Fuente:

https://on.ft.com/2PzilVL


255 visualizaciones0 comentarios