• Ameis Lectores A.C.

La recesión económica mundial está garantizada, la recuperación tal vez no



A medida que la pandemia de Covid-19 empeora, es difícil decidir cuáles son los temas más aterradores: las conversaciones con los epidemiólogos o las conversaciones con los economistas.


«Este es un tsunami económico», dijo Mark Zandi, economista jefe de Moody's Analytics. El distanciamiento social es el distanciamiento económico. Debido a las medidas preventivas para evitar la propagación y contagio del coronavirus, los gobiernos han llamado a sus ciudadanos a que estos no asistan a tiendas, restaurantes e inclusive lugares de trabajo, esto ha iniciado lo que para muchos expertos en economía, el inicio de una recesión e inclusive una depresión.


En un informe publicado por el economista, Tom Orlik, ha hecho mención de que muchas cosas tienen que ir bien para que el crecimiento económico mundial se recupere después del gran golpe recibido el primer trimestre del año ocasionado por la pandemia del coronavirus. Anticipando así una disminución del 0.2% del PIB para todo el año.


«La estabilización para los próximos meses depende esencialmente de la capacidad de los países para controlar el virus y proporcionar estímulo suficiente a fin de compensar la pérdida de sus ingresos anuales», dijo Orlik.


Entre otras predicciones, el famoso economista de Bloomberg, anticipó que Estados Unidos tendrá una pérdida de un 0.5% en su crecimiento en 2020 y la zona europea un 2%. Mientras tanto China se expandirá un 1.4% 2020, luego de que se contrajera hasta un 11% durante el primer trimestre del año, esto en una predicción en el que la recuperación iniciara desde el segundo trimestre, cuando es poco probable que la demanda mundial se visualice como un apoyo.


«Son cifras realmente importantes, el ritmo de deterioro de las expectativas son impresionantes, pero aún así, es necesario tener en cuenta que, a diferencia de la crisis económica asiática, la gran crisis financiera o la crisis de la deuda soberana europea, la próxima contracción no será un reflejo de desequilibrios económicos subyacentes. Lo cual significa que hay esperanzas de que el crecimiento pueda volver a dirigirse rápidamente cuando la pandemia termine», dijo.


Para evitar una recesión más prolongada, Orlik dijo que los bancos centrales deben ser enérgicos en las medidas de estímulo, salvaguardando las deudas y evitando que el estrés financiero se convierta en una crisis de deuda. Pero los gobiernos también necesitan gastos masivos para reemplazar los ingresos perdidos y evitar quiebras, señaló.


«El riesgo es que la política se mueva muy poco y muy lentamente», dijo Orlik.


Fuentes: Bloomberg, Vox

449 visualizaciones0 comentarios