• Ameis Lectores A.C.

Invierten millones estas compañías para desarrollar desechables ecológicos.



La empresa de hamburguesas McDonald’s y la reconocida vendedora de cafés Starbucks, están invirtiendo millones de dólares en el desarrollo de opciones ecológicamente amigables en los vasos de café desechables, mientras luchan por hallar productos que se puedan fabricar en masa, a medida que se acelera la ofensiva mundial en contra del plástico.


Seis empresas de envases sustentables presentaron productos a las dos cadenas, así como inversionistas de capital de riesgo, en un evento el mes pasado en Nueva York, que se realizó a la par de las reuniones de la Asamblea General de la ONU, donde el medio ambiente ocupó un lugar destacado en la agenda, informó Milenio en su sitio web, citando información del Financial Times.


Diseñado al estilo del programa de televisión Shark Tank, que involucra a emprendedores que presentan sus productos a los inversionistas, el evento fue parte de un proyecto más amplio en el que McDonald’s y Starbucks contribuyeron con 15 millones de dólares en asociación con Closed Loop Partners, que busca inversiones sustentables.


Las sumas que se gastaron son una pequeña fracción de las ganancias de 5 mil 900 y 4 mil 500 millones de dólares que McDonald’s y Starbucks informaron respectivamente el año pasado. Las dos compañías dijeron que realizaron inversiones adicionales en empaques ecológicos a partir de sus presupuestos de investigación y desarrollo, pero no quisieron dar sumas específicas.


El empaque se ha convertido en un riesgo para la industria de la comida rápida, que está bajo la presión de los consumidores y accionistas para frenar el uso del plástico. A principios de este año, el Parlamento Europeo aprobó una ley para prohibir una variedad de artículos de plástico de un solo uso, entre los que se incluyen popotes y agitadores de bebidas, mientras que Francia tiene programado prohibir los vasos de café de plástico de un solo uso en 2020. La ciudad californiana de Berkeley también se prepara para introducir un impuesto de 25 centavos sobre los vasos desechables de café.


Las empresas que apostaron por nuevos productos con la creciente conciencia ambiental de los consumidores han sido recompensadas. Bunge, una de las compañías de agronegocios más antiguas del mundo, registra un aumento en el valor de sus acciones en el fabricante de hamburguesas de origen vegetal Beyond Meat.


Los capitales de riesgo también están impulsando los empaques sostenibles. Abe Minkara, director de desarrollo comercial de Mark Cuban Companies, una colección de empresas que pertenecen a un inversor homónimo, dijo que le interesan productos que puedan convertirse en composta.


«Las soluciones basadas en materiales biodegradables definitivamente van a ser más escalables», dijo Minkara.


Kate Daly, directora general de Closed Loop Partners, mencionó que encontrar una solución al problema de vasos sustentables puede rendir frutos en otras áreas.



«Creemos que es una gran oportunidad para aprovechar las lecciones aprendidas de este proyecto y aplicarlas a otras oportunidades sustentables de empaques de alimentos», mencionó.


Sin embargo, las compañías de comida rápida batallan para encontrar una solución sustentable que funcione a gran escala.


«Se trata de la escalabilidad», dijo Jessica Marshall, gerente de sustentabilidad de McDonald’s. La compañía se comprometió a tener empaques reciclables en todos sus puntos de venta en el mundo para 2025.


A principios de este año, 44 por ciento de los accionistas de Starbucks apoyó una moción que pedía a la compañía que informara sobre sus esfuerzos para desarrollar empaques sustentables.


«Sabemos que los vasos siguen siendo uno de nuestros mayores desafíos ambientales», dijo Jane Tsilas, gerente global de soluciones de empaque del grupo con sede en Seattle.


Actualmente están en evaluación los diseños de los vasos presentados en Nueva York para determinar cuáles pueden desarrollarse más. Los expertos dicen que hay dos enfoques generales para resolver el problema de los vasos de café. El primero implica reutilizarlos. Sin embargo, esta opción requiere que los clientes sean recicladores disciplinados y cambien sus hábitos. La alternativa es crear vasos que sean reciclables o puedan convertirse en composta.


Footprint, con sede en Estados Unidos, y Colombier de Finlandia, producen revestimientos que ayudan con esto, pero dichos productos pueden ser caros. «Al aumentar la escala, podremos ser competitivos en precios», dijo Henrik Bjornberg, presidente de Colombier. Añadió que la compañía quiere abrir una planta en América del Norte para producir vasos, así como una segunda máquina de procesamiento en Finlandia.


Tres empresas en el evento de Nueva York presentaron vasos que se podrían intercambiar para volver a utilizarse, mientras que las otras tres desarrollaron vasos que pueden reciclarse o convertirse en composta.




Fuente:

https://bit.ly/2oQY0AQ

61 visualizaciones0 comentarios