• Ameis Lectores A.C.

Intel trabaja en un software que ayudará a satisfacer el poder computacional del metaverso


El término «metaverso» ha circulado masivamente en prácticamente todos los ámbitos imaginables —desde redes sociales, hasta la moda y el marketing—, aunque muy pocos cuestionan la capacidad de cómputo que se requiere para poder llevarlo a cabo, salvo Intel.



El metaverso tiene muchas definiciones, pero para Raja Koduri, vicepresidente ejecutivo y gerente general del grupo Accelerated Computing Systems and Graphics (AXG) en Intel, es «un mundo virtual donde todas las limitaciones físicas son eliminadas; donde las interacciones propiamente tridimensionales son posibles» y las personas conectadas a internet se sienten como si realmente estuvieran en la misma habitación.


Sin embargo, para crear un metaverso —entendido éste como un entorno virtual fotorealista e inmersivo que conecta a miles de millones de personas en todo el mundo para trabajar, jugar, colaborar y socializar de nuevas maneras—se requiere de una enorme cantidad de poder de procesamiento y computación. E Intel sabe perfectamente esta cuestión.


Koduri escribió en diciembre del año pasado que “el metaverso puede ser la próxima gran plataforma informática después de la world wide web y los dispositivos móviles”; sin embargo, agrega, «nuestra infraestructura informática, de almacenamiento y de red actual simplemente no es suficiente para permitir esta visión».


El ejecutivo invita a considerar lo difícil que sería poner a solo dos personas dentro de en un entorno completamente virtual: «avatares convincentes y detallados con ropa, cabello y tonos de piel realistas, todo renderizado en tiempo real y basado en datos de sensores que capturan objetos 3D del mundo real, gestos, audio y mucho más; transferencia de datos en anchos de banda súper altos y latencias extremadamente bajas; y un modelo persistente del entorno, que puede contener tanto elementos reales como simulados. Ahora, imagina resolver este problema a escala, para cientos de millones de usuarios simultáneamente, y rápidamente te darás cuenta de que nuestra infraestructura informática, de almacenamiento y de red actual simplemente no es suficiente para hacer posible esta visión», escribe.


De hecho, Koduri ni siquiera cree que estemos cerca. Él calcula que se necesitaría que el poder de nuestra capacidad informática colectiva actual se incremente 1,000 veces para lograrlo.


“La computación necesaria para ese efecto fotorrealista en tiempo real, con inmersión sensorial total, es el futuro”, agrega Raja.


Koduri dice que para lograrla hay que avanzar en las hojas de ruta de hardware y silicio de Intel, pero también en la creación de «una capa de infraestructura de software y una capa de inteligencia que aproveche la nueva IA”. Es aquí donde entra Project Endgame, que busca proporcionar computación continua para el metaverso.


Raja define a Project Endgame como «una capa de servicio unificado que detecta y aprovecha los recursos informáticos desde cualquier lugar (la nube, edge, tu hogar) para proporcionar un servicio continuo, de baja latencia y siempre disponible».


Básicamente, es un software que ayuda a los dispositivos a aprovechar la potencia computacional gráfica que ya existe pero que no se utiliza. Por ejemplo, si una persona está jugando un videojuego con muchos gráficos en una laptop cuyos procesadores no son capaces de correr adecuadamente, pero en otra habitación se tiene una PC para videojuegos más poderosa y sin usarse, Project Endgame podría detectar y aprovechar la potencia de procesamiento de gráficos adicional de ésta a través de un red doméstica para que el juego corra mejor.


Durante su presentación, Raja corrió una demo de «Matrix Awakens» ejecutándose con el motor gráfico Unreal Engine 5 de Epic Games a una velocidad de fotogramas muy lenta en una PC que no fue diseñada para manejar cargas de trabajo de esta magnitud.


Al otro lado del escenario se encontraba una gran estación de trabajo con mayor capacidad. Con la infraestructura de Project Endgame, una laptop puede aprovechar el poder informático adicional de esa estación de trabajo; basta con activarlo dando clic en un botón.


Después de activar Endgame, la ciudad en el demo de «Matrix Awakens» se vuelve mucho más fluida y se aprecia en tiempo real. “Mucho mejor”, dice Raja. “Puedo ver mucho más detalle y fidelidad; la escena se está moviendo más suave ahora”.


De acuerdo con Koduri, Project Endgame aún está en desarrollo, e Intel comenzará las pruebas beta de la tecnología en la segunda mitad de este año.


El concepto del metaverso es algo muy emocionante para los ejecutivos de Intel.


«Amamos el metaverso; amamos las tendencias que hacen avanzar a la tecnología y que la hacen tener un impacto significativo. Ser capaz de estar en lugares que no se ha estado sin la necesidad de la dificultad del viaje [sería genial]. En la última semana visité cinco países en cinco días, durmiendo en una cama de hotel distinta cada noche; no me caería mal un poco de metaverso», bromea Koduri en una mesa redonda durante Intel Vision 2022.


Sobre qué tan cerca estamos realmente de un metaverso completamente funcional, Koduri es cauteloso sobre los tiempos; sin embargo, también es optimista del progreso.


«La gente ha estado hablando de estos mundos inmersivos y presencia virtual —al igual que la búsqueda por crearlos— por mucho tiempo. Pero, ¿nos estamos acercando? Miro dónde estamos en cuanto a la tecnología, las capacidades de red, y creo que nos encontramos más cerca que nunca; pero estaría tan acertado o equivocado como cualquiera de elegir una fecha exacta», dice Raja a Business Insider México.


«No creo que habrá una fecha exacta de cuando alcancemos al metaverso; es más como un continuo. Seguiremos mejorando la calidad, el nivel de simulación y quizás después de 10 años de estar en él, nos daremos cuenta de que ya lo alcanzamos», comenta por su parte Jeff McVeigh, vicepresidente y gerente general de Super Compute Group en Intel.


Esto no significa que no exista tecnología capaz de albergar metaversos. Intel se asoció con el Laboratorio Nacional de Argonne para construir la supercomputadora Aurora que puede brindar 2 exaflops de rendimiento utilizando sus chips gráficos Ponte Vecchio. Esta tecnología podría ayudar a tener predicciones climáticas más precisas, mejorar procesos de fabricación, descubrir nuevos tratamientos contra el cáncer e incluso crear prototipos del metaverso.


«Lo que es muy positivo ver es que hay grandes participantes inclinándose fuertemente en invertir en [el metaverso]. Me siento muy optimista de que veremos un progreso muy rápido en los próximos cuatro o cinco años», agrega Raja.

Fuente: RPP


2 visualizaciones0 comentarios