top of page
  • Ameis Lectores A.C.

Gigante del comercio en línea abre su primera tienda de alimentos física sin cajero.



Dos años atrás Amazon introdujo la idea de las compras sin cajero usando alta tecnología

en una tienda que era una mezcla de 7-Eleven y una tienda de sándwich Pret A Manger.

Ahora, Amazon está trayendo el mismo concepto a un supermercado de tamaño completo.


Según informó el portal Vox, esta semana Amazon abrió las puertas a su tienda Amazon

Go Grocery de casi mil metros cuadrados en el vecindario Capitol Hill de Seattle,

aproximadamente a poco más de kilómetro y medio de la sede central del gigante

tecnológico. Estará abastecido con cinco mil productos diferentes, desde fruta orgánica a

carne de res alimentada al pastoreo, y estará equipada con cámaras, sensores y visión

computarizada que elimina la necesidad de los compradores de desembolsar efectivo o el

plástico antes de salir por la puerta con sus alimentos.


La nueva tienda, la cual es la primera en su tipo en Estados Unidos, destaca el apetito

insatisfecho de Amazon por engullir una parte del mercado de 900 mil millones de dólares

de la industria de alimentos de Estados Unidos, aún después de gastar cerca de 14 mil

millones de dólares en el 2017 para comprar Whole Foods y convertir la entrega de

alimentos el mismo día como un beneficio gratis a sus miembros Prime el año pasado. Al

mismo tiempo, la expansión del concepto de tiendas sin cajas eleva la pregunta de cuándo

la tecnología estará lista para instalarse en las tiendas Whole Foods, y qué pasará a las

miles de personas que trabajan en las cajas en las cadenas cuando esto ocurra.


«No hay planes de poner esto en Whole Food, por ahora», dijo el vicepresidente de

Amazon Go Dilip Kumar. «Por ahora, en lo que estamos enfocados es en este concepto y

ver qué piensan los consumidores de él, y movernos a partir de eso».


Unos 25 años atrás, Amazon era simplemente un proveedor de libros en línea haciendo una

apuesta radical en cómo sería el consumismo del futuro. Justo dos décadas después, la

compañía de Jeff Bezos se ha convertido en el minorista en línea más grande de Estados

Unidos, es un proveedor principal de entretenimiento por medio de su oferta de Prime Video; y es la compañía de cómputo en la nube más grande en el mundo.


Desde la apertura de su primera tienda Amazon Go en la planta baja de la sede central de la

compañía en Seattle en enero de 2018, Amazon ha añadido más de 20 nuevos locales, con

ocho en la ciudad de Nueva York, seis en Chicago y cuatro en San Francisco y Seattle. Estas

tiendas venden productos para el desayuno, sándwiches, ensaladas y snacks, y han apuntado en atraer a profesionales ocupados que trabajan en distritos corporativos en su camino hacia y desde el trabajo, y en las pausas para el almuerzo.


Muchos cuentan con marcas de alimento y bebidas locales y nacionales, incluidas algunas de las etiquetas propias de Amazon, como las marcas Happy Belly y Whole Foods ‘365 Everyday Value. La nueva tienda de Amazon Go Grocery también vende una sección transversal de marcas locales principales y de marca privada.



Las tiendas originales de Amazon Go han tenido altos puntajes de los compradores en los

comentarios en línea, pero su infraestructura tecnológica es cara de construir. Eso alimenta la especulación de los analistas de la industria de que Amazon Go necesita expandirse en un

formato donde el consumidor gaste más por visita. De hecho, el prototipo original de Amazon Go en 2015 era un supermercado de alimentos de casi mil 400 metros cuadrados, el cual Jeff Bezos vetó después de una visita.


«Había mostradores especiales donde los empleados de Amazon haciéndose pasar por

baristas, carniceros y queseros tomaron órdenes y agregaron artículos a la factura imaginaria

de Bezos», se señaló. Pero al empresario no le gustó que los consumidores tendrían que

esperar por su carne o su queso para ser pesados, y añadidos a su cuenta cuando todo el

punto de la tienda era eliminar tiempo para pagar.


Cinco años después, el concepto del supermercado se está lanzando finalmente, pero a dos

tercios del tamaño del prototipo y con un formato simple, más reminiscente de un Trader Joe’s que un Stop & Shop, Kroger, Walmart, o incluso Whole Foods. No hay un mostrador de sándwiches, carnicero o panadería, posiblemente debido a la fricción adicional que añaden a la experiencia de compra que Amazon y Bezos imaginaron sería más rápida que las tiendas competidoras.


Los artículos producidos son vendidos por unidad o paquete en vez que por peso, así las

cámaras y las computadoras pueden manejar la computación de precios. Pero construir

tecnología avanzada suficiente para identificar con precisión y asociar productos sin empacar con un comprador específico todavía resultó un obstáculo sustancial.


Los compradores normalmente toman más tiempo eligiendo, colocando y manejando

productos de lo que lo hacen con artículo empacados, lo cual añade complejidad al proceso de identificación computarizada. Y eso sin tomar en cuenta las diferencias físicas de una pera a otra.


La nueva tienda empleará a trabajadores quienes desempacarán inventario detrás del

escenario y resurtirán y formarán contenedores. Otro personal saludará a los compradores en la entrada y checará identificaciones en una sección donde cerveza, vinos y licor son

vendidos. Amazon afirma que sus tiendas no están eliminando trabajos, en vez de eso están

cambiando los papeles de los trabajadores a diferentes tipos de labor.


Aún así, la falta de cajeros, de los cuales hay 3.5 millones en los Estados Unidos, es notable

cuando tu consideras que Whole Foods tienen alrededor de 500 tiendas. Dichas tiendas son

normalmente dos a cinco veces el tamaño de la nueva tienda Amazon Go Grocery, lo cual

significa que incluso si son exitosas, no hay garantía de que la tecnología sea lo suficientemente buena o barata para ser trasplantada pronto a la cadena de tiendas de

alimento orgánico.




Fuente:

32 visualizaciones0 comentarios

Comments


bottom of page