• Ameis Lectores A.C.

Elon Musk pide insólito prestamo para comprar Twitter

Actualizado: 25 abr

Elon Musk decidió cómo iba a financiar su adquisición de Twitter: dio a Morgan Stanley —su banco de toda la vida— menos de una semana para reunir el préstamo necesario para hacer la compra, dijo a Insider una fuente familiarizada con la situación.



En seis días, Morgan Stanley finalizó compromisos de deuda por valor de 25,500 millones de dólares (mdd); mismos que se revelaron en una presentación ante la SEC hoy. Estos incluyen 12,500 mdd garantizados contra las acciones de Tesla de Musk y otros 13,000 mdd que se prestarán a Twitter si Musk tiene éxito. El magnate acordó cubrir los 21,000 mdd restantes.


El interés de los bancos en participar en el préstamo era alto. De haber tenido una semana más para organizarse, probablemente habría participado en «todo Wall Street», dijo la fuente a Insider.


Un representante de Musk no respondió a la solicitud de comentarios de Insider.

Partamos por lo primero: ¿qué es un préstamo de margen? Es un tipo de deuda que permite al solicitante —en este caso Elon Musk— tomar dinero prestado para invertir, siempre que ponga como garantía sus acciones, fondos o dinero existentes.


Los préstamos de margen suelen concederse a empresas. Por ejemplo, SoftBank pidió recientemente un préstamo de 8,000 mdd con sus acciones en su unidad de semiconductores Arm como garantía.


Es inaudito que un individuo, incluso un multimillonario, obtenga un préstamo de 12,500 mdd. Con una relación préstamo-valor del 20%, Musk tendrá que poner como garantía unos 64 mdd de acciones de Tesla. Esto es aproximadamente un tercio de su participación.


Las líneas de crédito basadas en valores (SBLOC) suelen ser utilizadas por personas adineradas para financiar su estilo de vida. Por ejemplo, para comprar bienes inmuebles sin desprenderse de las acciones e incurrir en el impuesto sobre las ganancias de capital.


Musk, un multimillonario famosamente «pobre en efectivo», ha pedido préstamos contra las acciones de Tesla durante años. El 12 de febrero de 2020, según el folleto más reciente de Tesla, tenía 548 mdd en saldos pendientes con Morgan Stanley, Goldman Sachs y Bank of America.


Incluso para Elon Musk, aumentar sus préstamos personales contra las volátiles acciones de Tesla —la empresa de vehículos eléctricos perdió una vez 109,000 mdd de capitalización bursátil en un día— es un movimiento arriesgado.


Según la carta compromiso del préstamo, si el valor de las acciones cae a 35,700 mdd o menos, Musk tendría dos días hábiles para poner más garantías, devolver parte del préstamo o vender las acciones colaterales. También tiene que pagar casi 1,000 mdd en servicios de la deuda al año, según los cálculos de Matt Levine, de Bloomberg.


Esto también puede perjudicar a los accionistas si el prestatario decide —o se ve obligado— a vender acciones. Por ejemplo, en 2012, después de que las acciones de Green Mountain Coffee Roasters cayeran en picado, el presidente de la compañía, Robert Stiller, tuvo que vender 5 millones de acciones debido a un requerimiento de margen de Deutsche Bank.


Posteriormente fue destituido como presidente del consejo de administración por vender acciones durante un periodo de bloqueo.


Los bancos también pueden recibir grandes golpes por estos préstamos. En 2017, cuatro bancos, incluido Bank of America, informaron de más de 1,000 mdd en pérdidas combinadas por un préstamo de 2,000 mdd a Christo Wiese, entonces presidente del minorista sudafricano Steinhoff International Holdings, informó The Wall Street Journal.


Las acciones de Steinhoff, propietaria de Sleepy’s y Mattress Firm, se desplomaron después de que la empresa revelara irregularidades contables.


Algunas empresas prohíben a sus empleados pignorar acciones para garantizar su deuda personal con el fin de proteger a los accionistas. Tesla tiene una política que limita los préstamos al 25% del valor de las acciones pignoradas para mitigar el riesgo.


Cuando se le preguntó sobre dicho riesgo potencial, la fuente dijo que era un voto de confianza en la decisión de Musk de comprar Twitter.


«El punto general es que la razón por la que esto fue tan bien recibido por el grupo bancario es que la gente cree que Twitter es un activo increíblemente fuerte», dijeron.


La fuente comparó el préstamo a plazos para financiar Twitter con la compra apalancada del gigante del software Citrix.


«Es simplemente un gran acuerdo bancario de bonos respaldado por el flujo de caja y con ratios de apalancamiento similares», dijeron.


Pero Musk no es ajeno al riesgo. Tiene un largo vínculo con Morgan Stanley, que le extiende préstamos desde mayo de 2011, como se señala en el prospecto de Tesla de 2016.


Como organizador principal entre 12 bancos, Morgan Stanley comprometió 5,500 mdd entre el préstamo a Elon Musk y el que hizo a Twitter. El jefe de la oficina familiar de Musk, Jared Birchall, trabajó para Morgan Stanley de 2010 a 2016 antes de dejarla para dirigir la firma, que se llama Excession LLC.


Los otros bancos comprometidos con el acuerdo de préstamo de garantías incluyen Bank of America y Citibank.


Hubo dos excepciones notables: JPMorgan y Goldman Sachs, que han ampliado los préstamos personales a Musk en el pasado. Ambos tienen un conflicto de intereses, ya que JPMorgan tiene una línea de crédito renovable con Twitter, como se señala en una prueba en la presentación, y Goldman Sachs está asesorando a Twitter.


Fuente: Yahoo Finanzas

5 visualizaciones0 comentarios