• Ameis Lectores A.C.

Buscan tabaqueras unirse y liderar venta de cigarros electrónicos



La empresa tabaquera más grande del mundo, Philip Morris International (PMI), propietaria de marcas como Marlboro, L&M o Chesterfield, anunció que está negociando una «fusión entre iguales» con Altria, otra de las grandes empresas dedicadas al tabaco en Estados Unidos y que se separó de Philip Morris hace una década.


De confirmarse la fusión, nacería un gigante con una facturación conjunta de más de 55 mil millones de dólares, con el objetivo de liderar la transformación de la industria del tabaco, que mira hacia productos sin humo ante la caída del consumo de tabaco tradicional.


En una nota difundida por PMI y citada por el diario español El País, la propietaria de Marlboro afirma que «no puede haber seguridad de que las discusiones (con Altria) resulten en un acuerdo o transacción». Tampoco de que, si se llegase a alcanzar un acuerdo, se materializase la fusión.


En este sentido, avisa de que cualquier operación tiene que contar con el visto bueno de los consejos de administración y los accionistas de ambas empresas, además de los preceptivos de los organismos reguladores de la competencia. De momento, en la bolsa, las acciones de Altria subieron más de un seis por ciento, mientras que las de PMI cayeron cerca de un 9 por ciento.



Si se confirmase la fusión, en realidad sería la reunificación de dos gigantes que fueron uno hasta 2008. Ese año, Altria, emprendió camino en solitario para hacerse cargo del negocio en Norteamérica, hoy día es dueña de marcas como Copenhagen, Skoal o Black & Mild Cigars y de la filial estadounidense de PMI (Philip Morris USA, que vende el Marlboro en Estados Unidos). Ahora es también una compañía de inversiones, con intereses en cannabis, bodegas, viñas y en la mayor cervecera mundial Anheuser-Busch InBev. Por su parte, PMI se encargó del negocio internacional.


Se da la circunstancia de que Altria tienen un 35 por ciento del capital de Juul Labs, una compañía de cigarrillos electrónicos, uno de los productos en los que la industria tabaquera ve su salvación, en un mundo que cada vez consume menos cigarrillos.


Por su parte, PMI ha conseguido el aval de las autoridades estadounidenses para comercializar IQOS, un dispositivo que calienta tabaco sin producir humo. También vende cigarrillos electrónicos de vapor con esa marca (IQOS Mesh). De hecho, ahora PMI se autoproclama una empresa «comprometida con un futuro sin humo».


Se ha especulado más de una vez con la fusión entre ambas empresas, que juntas tendrían más poder para invertir en productos alternativos al tabaco tradicional, que el año pasado perdió un 4.5 por ciento de sus ventas a nivel global, según los datos de la consultora Cowen. En cambio, la industria del cigarrillo electrónico movió 11 mil millones de dólares, un ocho por ciento más, según un estudio de la firma de análisis Mordor Intelligence citado por Reuters.



Fuente:

https://bit.ly/2ZqfhSr


6 visualizaciones0 comentarios