• Ameis Lectores A.C.

BBVA busca se olviden de Bancomer; los problemas del rebranding.



Hace 20 años el banco mexicano Bancomer fue adquirido por la institución bancaria española BBVA, quien ahora insta a los clientes a olvidar esta marca arraigada en la mente de sus clientes, pero el lograrlo puede sonar más fácil decirlo que alcanzarlo.


Por ello, Banco Bilbao Vizcaya Argentaria ha desplegado toda una campaña publicitaria luego de concluir un proceso de rebranding eliminando del todo el nombre del extinto Bancomer.


Sin embargo, hay un fuerte arraigo popular por el antiguo nombre y se antoja difícil que la gente deje de llamar a la institución “Bancomer”, pese a la lluvia de anuncios y comerciales en cines, televisión y la web.


El cambio en la dirección de una empresa puede ser uno de los motivos más frecuentes para impulsar un nuevo nombre de marca, pero este proceso debe hacerse de la manera correcta y hacerlo con el debido tiempo para evitar que el consumidor llegue a confundirse y perder confiabilidad en tu marca, señala el portal Merca2.0.


Para ello, señala, si tú tienes una empresa donde cambiarás el nombre de la marca, lo mejor es recurrir a un profesional de marketing, con la capacidad de acercar al público tu oferta. Este proceso debe hacerse de la manera correcta y hacerlo con el debido tiempo para evitar que el consumidor llegue a confundirse y perder confiabilidad en la marca.



Algunas de las acciones necesarias que recomienda Merca2.0 en dicho proceso son las siguientes:


· Informar al equipo y personal al interior de la empresa, al público, proveedores, socios y planta directiva sobre el cambio, mientras más gente lo sepa es mejor, y por supuesto es esencial que al interior de la organización tenga claro lo que está ocurriendo, para no generar mayor confusión hacia el exterior.


· Será necesario -como el caso de la transición Bancomer-BBVA desarrollar una campaña de marketing informando sobre el cambio. Esto puede resultar por demás obvio, pero debe tenerse un presupuesto adecuado para que se alcance el objetivo y no dejar cabos sueltos sobre el cambio que se está efectuando.


· El cambio debe ser progresivo, en la campaña se tiene que informar desde cuándo se va adoptar el nuevo nombre o marca, para que la gente esté preparada y cuando se dé ya esté enterada y no los tome por sorpresa.


· Cuando ya existe la nueva denominación, hay que mantener la antigua marca por un tiempo, el necesario para no confundir al público y sepan enlazar tu antigua marca con la nueva que adoptarás.


Con estos pasos, y una estrategia de marketing bien diseñada, lograrás mantener a tus clientes sin que te abandonen creyendo que tu empresa ha desaparecido del todo. Esto es el reto que tiene BBVA, y que no parecerá sencillo borrar dos décadas de historia de Bancomer.



Fuente:

https://bit.ly/2M2MewV


42 visualizaciones0 comentarios