• Ameis Lectores A.C.

Automotriz llega a acuerdo con su sindicato para frenar huelga.



El sindicato United Auto Workers (UAW) anunció que finalmente llegaron a un acuerdo con el fabricante de autos General Motors (GM), para levantar la huelga en todas las plantas de producción en Estados Unidos de la compañía, la cual cumplía un mes y le ha costado a la empresa unos dos mil millones de dólares.


El vicepresidente de UAW, Terry Dittes, dijo en un comunicado que, aunque no podía revelar de momento los detalles del acuerdo, «la principal prioridad del equipo negociador ha sido asegurar un convenio fuerte y justo» que sus afiliados se merecen, informó el periódico El Sol de México, citando información de la agencia Efe.


El anuncio se produce justo un mes después de que cerca de 50 mil afiliados de UAW se declararan en huelga en Estados Unidos y paralizaran la producción de 33 plantas y 22 centros de distribución.


Los trabajadores de GM en Estados Unidos iniciaron el pasado 16 de septiembre la primera huelga en el fabricante de automóviles desde el año 2007, tras dos meses de negociaciones infructuosas con la compañía para la firma de un nuevo convenio colectivo.





La UAW solicitó durante las negociaciones aumentos salariales, mejores de las prestaciones sanitarias y la reducción del número de empleos temporales, así como mayores inversiones en Estados Unidos para evitar la transferencia de la producción a México.

GM se ha comprometido a invertir un mínimo de siete mil millones de dólares en Estados Unidos durante los próximos cuatro años, aunque la empresa podría aumentar esa cifra hasta los nueve mil millones de dólares.


Aunque los negociadores de UAW y GM han alcanzado un acuerdo para la firma del nuevo convenio colectivo, los detalles tienen que ser aprobados todavía por los trabajadores del fabricante de automóviles, un proceso que puede llevar más de una semana.


Normalmente, los empleados ratifican los acuerdos alcanzados por sus representantes sindicales de UAW pero hace cuatro años, los de Fiat Chrysler (FCA) rechazaron el convenio, lo que obligó a retomar las negociaciones.


El sindicato tiene que decidir ahora si desconvoca la huelga o si la mantiene mientras el convenio es ratificado por sus afiliados.


El paro de las plantas de GM en Estados Unidos también ha afectado otras instalaciones del fabricante de automóviles en México y Canadá. En estos dos países, miles de trabajadores han estado en paro técnico ante la falta de partes para mantener las plantas en producción.


Fuente:

https://bit.ly/2VR0ZFk

352 visualizaciones0 comentarios